Cómo fue Pinta Malasaña 2016 y su resaca correspondiente

Los amantes del arte urbano sabíamos que Pinta Malasaña 2016 pintaba muy bien, pero no sabíamos que la expectación y la asistencia fuera a ser tal.

Ayer, domingo 17 de abril, a eso de las seis de la tarde no cabía un alma en Malasaña. La gente se echó a las calles para disfrutar del estupendo proyecto llevado a cabo por el diario local Somos Malasaña en colaboración con el equipo de Madrid Street Art Project.

El reto de Pinta Malasaña
Colorear el barrio, eliminar el gris, dar visibilidad a nuevos artistas y hacer de varias calles una galería de arte al aire libre. Una galería apta para todas las edades y gustos donde no hay filtros y donde el artista trabaja a centímetros del espectador. 100 artistas, concretamente, elegidos entre más de 800 (a nivel nacional e internacional), fueron los culpables de toda aquella marabunta de gente que fotografiaba, grababa y se hacía selfies como si no hubiera un mañana.

Ganadores de Pinta Malasaña 2016
Chincheta, una ilustradora y artista urbana madrileña que gracias a su intervención en el bar Remember de la calle Velarde se ha llevado los 500 euros del primer premio.

El segundo, dotado con 300€, ha ido a parar a manos del mexicano Argeo Mondragón, más conocido como SER0 por su obra en dos de los cierres del Greek and Shop de Corredera.

Y por último, el jurado formado por Goyo Villasevil (Galería Swinton & Grant), Irene Calvo (Ah Magazine) e Ivan Cicchetti (Espositivo), ha decidido que el bolardo ganador de la galería de los bolardos fuera el de Alejandro Ontiveros, un artista que poco antes había protagonizado una performance en uno de los cierres del Trikini, en la esquina de San Vicente Ferrer con San Andrés. Se trataba de cientos de círculos y círculos concéntricos cuyo significado dejó detallado en un escrito junto a la intervención. Tanto las circunferencias en el bolardo, como en el cierre forman parte de un mismo proyecto; Momentos (in)conscientes “que tiene como tema principal los momentos en soledad, como momentos de gran importancia personal”.

Malasaña se ha levantado con resaca y el rímel corrido
La jornada acabó con cien cierres llenos de arte, con algún pincel por el suelo, cercos de sprays dibujados en la acera y un aroma a pintura que inundaba el barrio Maravillas. Así se acostó ayer Madrid, pero hoy por la mañana las mismas calles lucían una cara menos favorecida. Muchas de las obras de Pinta Malasaña han amanecido ‘pisadas’ por otras firmas (que no obras).

Supongo que cuando un artista interviene en la calle es consciente de que la temporalidad acecha su obra. Sin embargo, cuesta creer que obras como las que se hicieron ayer hayan durado tan sumamente poco por culpa de algunos que decidieron pasar la noche firmando encima de obras realizadas por gente con mucha más formación que ellos (la mayoría de participantes eran diseñadores gráficos, ilustradores o artistas de estudio). Parece que, una vez más, el ego y el espíritu gamberro adolescente ha ganado la batalla al arte y al sentido común.

Y como el arte urbano es efímero (unas veces más y otras menos…), siempre está bien fotografiarlo, documentarlo y guardarlo en un buen disco duro. ¿Y qué pensáis que hice ayer? Para todos los que no pudieron pasarse, aquí están algunas de las obras de Pinta Malasaña 2016.

(Visited 172 times, 1 visits today)

Autor: Patricia Muñoz Cabalero

Adoro Madrid, nací completamente enamorada de ella. Y así, hasta el día que conocí Cracovia y descubrí que se puede entregar el corazón a más de una. El arte y la fotografía son mi perdición y junto con el papel y el bolígrafo, mis fieles compañeras. Mi especialidad, el arte urbano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *