Un gen que te enseña a vivir | Atlético de Madrid

atletico de Madrid Patricia despedida Calderón
  Ya lo advirtió Sabina en los primeros compases de nuestro himno, Y es que los motivos de este sentimiento no se pueden explicar…

Van en el ADN, en un gen a rallas que nadie ha conseguido estudiar, pero que se cuela en las venas y no hay quien lo controle. Suele aparecer en el parto, porque un atlético nace, no se hace y coge fuerza a medida que pasan los años. Y es ahí cuando notas que el corazón se hace más fuerte, que aguanta  90 minutos de sufrimiento y varios ‘uuuy’ que supondrían un soplo en el corazón para cualquier otro mortal. Lo curioso (y milagroso) es que ese gen a rallas no solo se manifiesta en el campo sino también en la oficina, en casa y en cada minuto durante todos los días de tu vida. Porque ese gen, afecta a la vista y te pone un cristal en la retina con el que ves el mundo de manera diferente. Y gracias a él aprendes a afrontar las derrotas y las pupas de la vida, a dejarte el corazón en cada objetivo y a querer sin condición. A vivir. Este gen, te enseña a vivir. A crecer, a palmar, a soñar y a subir y bajar de las nubes.

Ahora toca empezar la mudanza y decir adiós a nuestra casa, nuestro templo. Y, a pesar de que por el camino dejemos lágrimas y miles de recuerdos, nuestro gen rojiblanco se encargará de darnos fuerzas para mirar al frente cuando dejemos atrás el paseo de los melancólicos y enfilemos el paseo de Luis Aragonés. Quizá ya no podamos mirarnos en el Manzanares, pero podremos mirarnos en los ojos de aquellos mayores que lloraron en el Metropolitano, gozaron en el Calderón y hoy vuelven a ‘su Metropolitano’ 50 años después.

Patricia Muñoz Caballero, rojiblanca de nacimiento gracias al gen de Papá

(Visited 35 times, 1 visits today)

Autor: Patricia Muñoz Cabalero

Adoro Madrid, nací completamente enamorada de ella. Y así, hasta el día que conocí Cracovia y descubrí que se puede entregar el corazón a más de una. El arte y la fotografía son mi perdición y junto con el papel y el bolígrafo, mis fieles compañeras. Mi especialidad, el arte urbano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *