Burning sopla, junto con 5000 almas, sus 40 velas de rock and roll

burning-concierto-madrid El pasado sábado Madrid ardió, y lo hizo para celebrar los cuarenta años que lleva la banda de la Elipa dando guerra. Y no podía ser en otro lugar y en otro momento, que en la capital que les ha visto crecer y en el día que marcó un antes y un después en su ADN como grupo. Johhny, el único superviviente de la formación original, eligió este 9 de Mayo para recordar a los que fueron Burning y ya no están aquí para demostrarlo. Y es que, tal día como ayer, hace 24 y 18 años respectivamente, fallecían Toño Martín, primer cantante de la banda y Pepe Risi, guitarrista y fundador de Burning. Sin embargo y a pesar de todo, los de la Elipa decidieron homenajearles a la mejicana, con música, amigos y un espectáculo por todo lo alto en el antiguo Palacio de los Deportes. “No sé qué colonia os habéis echado hoy pero… ¡aquí huele a Rock and Roll que apesta!” gritaba un Raúl Cimas con gafas de sol mientras presentaba a la banda. Los más de 5.000 incondicionales, la mayoría con más de cuarenta años a la espalda, abarrotaron la pista del Barclaycard Center y aplaudieron como nunca cuando Johnny y los suyos salieron al escenario acompañados, además, por más percusión, un saxo, dos trombones y un coro dual. Comenzaban a soplar sus cuarenta velas con un canto a Madrid y, junto con el piano inseparable vestido de leopardo rosa, hicieron un recorrido por toda su trayectoria. Sacaron del baúl más de 25 canciones que brillaron como auténticas joyas entre los telones negros que cubrían las gradas y deslumbraron aún más cuando sonaban acompañadas de la voz de grandes amigos como Rubén Pozo, una deslumbrante Luz Casal, Álvaro Urquijo, que junto con Johnny miraba al cielo mientras cantaban eso de “Ahora anochece y tú no estás”, Josele Santiago que se animó con Esto es un atraco, Bunbury que entró como una Bestia Azul, Alberto Marín y su guitarra Hamletiana y, por último, Carlos Tarque de Mclan que cerraba la lista de invitados con Una noche sin ti. El concierto fue rodado por el cineasta Fernando Colomo, para realizar una película documental que llevará por nombre Noches de Rock and Roll. Aquella noche de mayo quedó más que respondida esa pregunta de qué hace un grupo como ellos en un sitio como éste: cumpliendo años, encendiendo almas y llenando de rock and roll la ciudad a la que tanto cantaron.  
(Visited 29 times, 1 visits today)

Autor: Patricia Muñoz Cabalero

Adoro Madrid, nací completamente enamorada de ella. Y así, hasta el día que conocí Cracovia y descubrí que se puede entregar el corazón a más de una. El arte y la fotografía son mi perdición y junto con el papel y el bolígrafo, mis fieles compañeras. Mi especialidad, el arte urbano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *