Ben Eine, el artista que pintó el alfabeto

Ben Eine letras de color Londres

Ben Eine, el hombre de las letras, no se conforma con los muros y, después de intervenir medio mundo, se traslada al mundo de la cosmética y diseña el nuevo packaging de una crema de manos de la firma The Body Shop.

Este londinene nacido en los ’70, comenzó su andadura con el elemento central del graffiti más puro; el tag. Las letras fueron, (son y serán) el ADN de su arte. Sin embargo, pronto se cansó de “ensuciar la ciudad con las firmas de siempre” y quiso “embellecerla con algo diferente”.

Es ahí, cuando sus sprays comenzaron a hablar por sí solos. Se centró en desarrollar tipografías estéticas que se identificaran fácilmente y se diferenciaran de las demás que inundaban las calles. Y vaya si lo consiguió. Incluyó las tipografías Shutter, Neon, Elton, Vandalism, Wendy y, la más famosa y reconocida, Circus. Gracias a “ellas” hoy no hace falta desviar la mirada hacia la esquina inferior del mural. En este caso, la firma no es quien grita la autoría de la obra, sino los colores vibrantes, las formas simples, las líneas rectas y la constante presencia del alfabeto.

2011, un buen año

Su carrera se vio catapultada en 2011, cuando James Cameron decidió que una de sus obras (Twenty First Century City) era el mejor obsequio posible para recibir a Barack Obama en su primera visita a Londres como presidente de los Estados Unidos. Además, ese mismo año, Amnistía Internacional recurrió a él para diseñar el póster del50 aniversario del movimiento y tuvo lugar la mayor exposición de arte urbano hasta la fecha; Art in the Streets en el museo de arte contemporáneo MoCA, Los Ángeles, en la que Ben, por supuesto, participó. Lo que se dice un buen año.

Dos años después y con más de 15 detenciones, 5 condenas por daños criminales y 5 años de trabajo con Banksy en la mochila, el gigante Louis Vuitton contactó con él a través de Instagram para proponerle una colaboración. Y de tal proposición nació un pañuelo de seda de 136 centímetros cuadrados donde se podía leer ‘Great Adventures’ con las emblemáticas letras Eine. Costaba 450 euros.

Ben eine vuitton

Según declaró el artista al periódico británico Independent, sus obras “son artículos de lujo. Se venden entre los 13.000 y los 26.000 euros. No estoy diseñando patines o pegatinas. Son productos de lujo y por eso considero que la colaboración con LV no fue más que una progresión natural entre dos personas que hacen cosas estéticas y bien elaboradas”.

Ansía y valora el renombre, la fama y el dinero

Y es que, a pesar de que la calle fue su escuela de arte desde el principio, el artista prefiere las galerías como escenario y afirma que ansía y valora el renombre, la fama y el dinero. “No quiero vender mis obras a coleccionistas de arte urbano, sino a coleccionistas de ARTE. Demasiado tiempo han pasado expuestas en la calle como una simple y jodida pintada” explicaba en la misma entrevista.

Hoy, con renombre, fama y precios de cinco cifras, el rey del alfabeto de colores sigue colaborando y ampliando su carrera profesional. ¿Su último trabajo? El diseño del packaging de una crema de manos.

Por la compra de cada Crema de Manos de Cáñamo de Edición Limitada, The Body Shop donará 2 € a The Body Shop Foundation. Con la donación se respaldará el objetivo de la Fundación: recaudar 300.000 libras para proteger
 y enriquecer el planeta, los océanos, los animales y las personas. Disponible desde febrero hasta junio de 2016.

Ben Eine, the body shop

(Visited 171 times, 1 visits today)

Autor: Patricia Muñoz Cabalero

Adoro Madrid, nací completamente enamorada de ella. Y así, hasta el día que conocí Cracovia y descubrí que se puede entregar el corazón a más de una. El arte y la fotografía son mi perdición y junto con el papel y el bolígrafo, mis fieles compañeras. Mi especialidad, el arte urbano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *